Chocobananos y Montañas Rusas – Choco-bananas and Roller Coasters

Saliendo de Mi Area de Comfort - Out of My Comfort Zone

Hooooooola! ¿Te recuerdas de mi? Me desaparecí por un tiempo, y en un momento verás por qué.

Me estoy dando cuenta (por milésima vez) que todo lleva más tiempo de lo que nos imaginamos, que nunca hay una rutina perfecta que dura por la eternidad, y que por más que planifique siempre habrán imprevistos. ¡Ja!

Estoy aprendiendo que nunca hay un momento perfecto para hacer las cosas: o las hago o permanecen en el archivo de “algún día”, pluscuamperfecto de “olvídalo y deja de soñar”.

Me estoy dando cuenta que este es un momento de crecimiento para mí. Entra la música y el Mariachi… ¡Ayayayayyyyy, canta y no llores!

Mis ideas por muy bonitas que sean necesitan mucho empeño, mucha oración, y mucho tiempo. Es como descubrir un músculo nuevo después de una super caminata al volcán. ¡Me está costando!

Me está doliendo el ejercicio de la perseverancia, del no darme por vencida, del no escuchar las voces negativas. Me está doliendo el confrontarme con mis debilidades.

Y ni hablemos de la montaña rusa de la emoción de embarcar en algo nuevo seguida por el temor a lo desconocido, la esperanza de las posibilidades, y finalizando con la gran pregunta: ¿Será que puedo?

Pero, ¿por qué sigo adelante? ¿Vale la pena?

Estas son preguntas populares en mis conversaciones mentales últimamente.

Respuesta: Porque Dios me ha dado una misión. Porque deseo mejores oportunidades para nuestros hijos. Y porque Dios piensa que ahorita es tiempo de crecer. Si crezco yo, crece mi familia y mi capacidad para ayudarte a ti y a muchísimos más.

Uff…

Entonces, te voy a contar donde he estado y qué he estado haciendo.

  1. Comenzamos un nuevo mini-negocio para los niños de venta de chocobananos.
  2. Acabo de terminar mi primer mini-libro llamado La Crianza de Nuestros Hijos.
  3. Estoy comenzando mi carrera en la Medicina Herbal.
  4. Después de mucho tiempo, estoy volviendo a escribir canciones de Adoración.

Todo. Ahorita.

¡Listas con el congelador lleno de Chocobananos! - Ready with a freezer-full of Choco bananas!

¡Listas con el congelador lleno de Chocobananos! – Ready with a freezer-full of Choco bananas!

¡Pensé que mi vida ya estaba llena y bastante ocupada con lo que estaba haciendo! Pero nunca sabemos de lo que somos capaces hasta que se nos presentan las oportunidades. Y Dios se encarga de presentarnoslas.

Respuesta: ¡Sí, vale la pena! Así que, al agua pato y… ¡Señor ayúdame! 🙂

Un gran abrazo, y nos vemos para el cafecito la otra semana.

Primera semana en el bazar de Verano - First week of the Farmer´s Mkt.

Primera semana en el bazar de Verano – First week of the Farmer´s Mkt.


English Version:

Why, heloooo there! Remember me? I know I disappeared for a while, and you’re about to find out why.

I’m finding out (for the umpteenth time) that everything takes longer than we imagine, that the perfect routine doesn’t last forever, and that no matter how much I plan, there’s always unknown factors. Man!

I’m learning there’s never a perfect moment to do things: I either do them or they remain in the archive entitled “someday”, synonymous to “shoulda-woulda-coulda-but-didn’t.”

I’m realizing that this is moment of personal growth. Enter music for “Who Let The Dogs Out, Who Who Who Who?”

Al my wonderful ideas take a ton of work, prayer and time. It’s like discovering a new muscle after a major hike. Ouch!

It’s getting tough to exercise my perseverance muscle, the “won’t give up” muscle, the “not listening to negativity” muscle. It’s especially painful to come face to face with my weaknesses.

Ok… and we won’t even talk about the roller coaster of the giddiness in starting something new followed by the fear of the unknown, then the hope brought by the possibilities, and topped off by the tantamount question: Can I really do this?

So, question: Why keep going? Is this worth it?

These have been popular questions in my mental conversations lately.

Answer: Because God has given me a mission. Because I want better opportunities for our children. And because God thinks right now it’s time to grow. If I grow, my family grows, and so does my capacity for helping you and many others.

So… let me tell you what I’ve been up to:

  1. We just started a mini-business for our kids selling frozen choco-bananas.
  2. I just finished writing my first e-book in Spanish about raising our kids.
  3. I’m starting my career as an Herbalist.
  4. After a long break, I’m starting to write worship songs again.

All. Right. Now.

I thought my life was full and very busy before all of this! But we never know what we’re capable of until presented with the opportunities. And God makes sure He presents those opportunities!

So, answer: Yes! It’s worth it! Therefore, I’m diving in! Oh Lord, help me! 🙂

A big hug to you, can’t wait till our coffee date next week.

 

Hi! I’m Celina. Happily married to Brad and the blessed Mama of 6. The love Jesus has shown me has revolutionized my life so I passionately sing, write and chat with friends new and old about His Design for our lives. We have lived and ministered in 4 countries and love the adventure of faith God has us on!