Cuando Te Acuestes – Before You Go To Bed

¡Hola Tú! ¿Qué tal está esa Mamacita de Verdad? Me quedé pensando la vez pasada que platicamos y me quedé con la inquietud… quiero seguirte pintando la imagen para que se te haga fácil hacer esto en tu familia:

…Graba en tu corazón estas palabras que hoy te he dicho. Incúlcaselas a tus hijos; háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas de camino, cuando te acuestes y cuando te levantes; (Deut. 6:6)

¡Ay! ¡Casi se me olvida el cafecito! Ahora sí podemos platicar bien…

En casa con nuestra familia es donde debimos haber aprendido a conocer y a amar a Dios desde infantes. Ese es el diseño de Dios para nuestros hogares.

Y ¿sabes qué? nunca terminamos de conocerlo y de aumentar en amor a Él aún de grandes!

Debe ser lo más natural hablar de Dios con nuestros hijos y con nuestro Papacito todo el tiempo y en toda situación.

Si vemos una película o leemos un libro, o escuchamos una canción en el mercado, o vemos transcurrir algo, siempre lo platicamos en luz de lo que dice la Palabra. Casi nunca estoy dando capítulo y versículo, pero sí estoy instruyéndoles en base a la Biblia.

DSC_0327

Mamá toma la oportunidad de comparar cosas naturales con nuestra vida en Dios. – Mama taking the opportunity to compare natural things with our life in God.

 

En las mañanas despues del desayuno por ejemplo, si noto que se están peleando mucho los niños, entonces hablaríamos de la discordia, la causa, y cómo vencerla desde una perspectiva bíblica. Si se están quejando mucho en general, entonces el tema sería el contentamiento y el ser agradecidos.

Estos momentos cambian de día a día, no siempre vamos a tener 30 minutos para platicar las cosas. Pero aunque sea el recitar nuestro versículo, o la definición de algún rasgo de carácter que hemos estudiado, procuramos hacer algo todos los días. (La clave aquí es “procurar” y no sentirnos culpables cuando no se puede. Recuerda que me ha llevado 5 años implementar esto!)

DSC_0322

Después de la cena, cuando está Papá él nos lee un capítulo del libro de la Biblia que estamos terminando y lo platicamos. También a veces hablamos de situaciones que están sucediendo en el mundo o en la política y los ayudamos a verlo desde una perspectiva bíblica. A veces nos lee un poco de poesía que nos inspira a los valores que tenemos como familia.

Aparte de eso, tomamos turnos contando el momento más difícil y el momento más felíz de nuestro día. Así también podemos convivir y animarnos los unos a los otros.

Este momento bíblico es más largo y tomamos la oportunidad de enseñarles a seguir sentaditos y a poner atención pues es una característica que necesitarán el resto de su vida. Al principio comenzamos con un tiempo más corto y poco a poco lo prolongamos.

DSC_0368

Ahora… esto no solo es para familias que tienen hijos. Es más fácil comenzar cuando aún no hay hijos, pues estamos creando una cultura de tomar un tiempo de devoción y adoración familiar. Conozco varias parejas que hacen esto y aún no tienen hijos, o sus hijos ya crecieron y ya no viven en casa.

Es más, conozco a jóvenes que ya no viven en casa, pero que siguen este tiempo bíblico en su propia casa con compañeros de estudios, etc. Lo importante es que seamos intencionales en leer las Escrituras en nuestro hogar con otros para que todos sigamos aprendiendo y creciendo en nuestra relación con Dios.

Ahora sí siento que lo expliqué mejor. La próxima que nos veamos puedo comenzar con otro tema. Te dejo con un gran abrazo ¡y hasta entonces!


English Version

Hi You! How the True Hot Mama doing? I feel like I didn’t finish explaining things last time we talked, so I’ll wrap it all up today with one big red bow, k? I just want you to know how simple it can be to do this with your family:

Make the things I’m commanding you today part of who you are. 7 Repeat them to your children. Talk about them when you’re sitting together in your home and when you’re walking together down the road. Make them the last thing you talk about before you go to bed and the first thing you talk about the next morning. (Duet. 6:6)

Oh man! I almost forgot our coffee! Hold on! OK, with coffee in hand, NOW we can talk!

At home with our family, and from the time we were infants is where we should have learned to know God and to love Him. This is God’s design for our families.

And you know what? We never stop learning and growing!

It should be the most natural thing for us to talk about God with our kids and Handsome Man all the time and in every situation.

Whether watching a movie, reading a book, hearing a song at the mall, or watching something transpire in public, we always talk about it in light of the Word of God.

After breakfast, if I’m noticing a bit more fighting among the kids than usual, I would chat with them about strife, how it comes and how to deal with it Biblically. Or if I’ve been hearing a lot of complaining lately, I would talk about contentment and thankfulness.

These Bible moments change from day to day. We won’t always have 30 minutes to talk about stuff, you know? But even if it’s just reciting a favorite memory verse, or the definition of some character trait we’ve been working on, we aim at doing something every day. (Aim being the key word and not feeling guilty when it doesn’t happen. Remember, it took me 5 years to implement this!)

After dinner, when Daddy’s home, he reads a chapter from a book in the Bible we’ve been reading through and then we talk about it. We sometimes talk about world events or politics and help the kids understand it from a Biblical view. Sometimes he’ll read poetry that inspires us in the values we hold as a family.

Besides that, we take turns telling our low and high points of the day. This ensures good conversation and an opportunity to encourage one another.

This Bible time is a little longer than others throughout the day and we intentionally teach the kids to sit still and listen attentively as this will serve them the rest of their lives. We start with short periods of time and gradually extend them.

Now this isn’t only for families that have kids. It’s easier to start when kids haven’t arrived yet, but we’re creating a culture of taking time to worship as a family. I know several couples that do this and either don’t have kids yet, or their kids are grown and gone.

In fact, I know young people who don’t live at home anymore, but they keep up their Bible time around the dinner table with their roommates and friends. The important thing is that we be intentional in reading the Scriptures in our home with others so that we can continue to learn and grow in our relationship with God.

Whew! Now I feel like I explained it better! Next time we sit down to coffee, I can move on to another topic. So here’s a hug until the next time we meet!

Hi! I’m Celina. Happily married to Brad and the blessed Mama of 6. The love Jesus has shown me has revolutionized my life so I passionately sing, write and chat with friends new and old about His Design for our lives. We have lived and ministered in 4 countries and love the adventure of faith God has us on!

  • Ale

    Solo Dios nos puede ayudar a tener la sabiduría de saber aprovechar esos momentitos que nos da el corre, corre de la vida. Sigamos adueñándonos de estos lapsos en que dejaremos una pequeña huellita en el corazón de nuestros hijos, y cuando nos demos cuenta tendremos pintado un bello paisaje en todo su corazón.

    • Ale, tienes razón! Dios nos ayuda a aprovechar esos momentitos sutiles. Y qué satisfacción cuando los aprovechamos, ¿verdad? ¡Gracias por tu comentario!